Jamón Consorcio Serrano y salud 

Propiedades del Jamón Consorcio Serrano

El Jamón Serrano es un alimento saludable de alto valor nutricional y proteico, recomendado para todo tipo de dietas saludables y para todos los grupos poblacionales. El Jamón Consorcio Serrano garantiza un producto saludable, tradicionalmente natural y rico en:

  • Proteínas de origen animal, de un alto valor biológico, que aportan todos los aminoácidos esenciales, que el organismo por sí mismo no puede sintetizar.
  • Ácidos grasos, destacando el ácido oleico, ayudando a mejorar los niveles del colesterol perjudicial, LDL.
  • Fuente natural de sodio.
  • Vitaminas de grupo B (B1, B3 y B6) fundamentales para el buen funcionamiento para nuestro metabolismo y que ayudan a la prevención de enfermedades cardiovasculares.
  • Minerales: calcio, sodio, fósforo, zinc y hierro.

El Jamón Serrano y la dieta mediterránea

El jamón serrano es un alimento sano de bajo valor calórico que puede ser Incorporado de forma habitual en dietas saludables e hipocalóricas.

Desde hace años, la dieta mediterránea ha encumbrado al jamón serrano como fuente fundamental de proteínas, vitaminas, minerales y grasas insaturadas, y el arte de su elaboración, curación y maduración es estudiado y valorado por nutricionistas internacionales y profesionales especializados en gastronomía española y mediterránea.

Un alimento sano para una dieta saludable

El jamón serrano es un alimento saludable, muy reconocido por nutricionistas y dietistas para dietas saludables y equilibradas. Entre sus beneficios encontramos:

  • Previene las enfermedades cardiovasculares porque contiene vitamina B6 y ácido oleico.
  • Posee un alto contenido de vitaminas del complejo B (vitamina B1, vitamina B2, vitamina B3, vitamina 86) y vitamina D. El consumo del jamón serrano contribuye a separar el estrés y la depresión por su alto contenido de vitamina B1.
  • Mejora los niveles de colesterol ya que tiene ácidos grasos insaturados. El jamón serrano es un alimento sano y una rica fuente de ácidos grasos, a destaca el ácido oleico, que ayuda a mejorar los niveles de colesterol LDL (colesterol malo) y HDL (colesterol bueno).
  • La mitad de las grasas del jamón serrano tienden a ser insaturadas, par lo que cuidan el corazón. Sus propiedades se asemejan a las del aceite de oliva: puede contener vitaminas liposolubles y da sabor y olor a los alimentos.
  • Es una fuente natural de minerales como el hierro, fosforo o zinc. Gracias a su alto contenido en hierro, el jamón puede ser el aliado perfecto para prevenir la osteoporosis. Además, su contenido de zinc mejora la capacidad de atención, comprensión y retención.
  • Es de fácil digestibilidad, contiene un reducido nivel de colágeno por su proceso de maduración de la carne y la actuación de proteasas (enzimas que fragmentan a las proteínas en aminoácidos) por lo que nuestro aparato digestivo puede degradar los aminoácidos con mayor facilidad.

Sobre los nitritos y nitratos

Los nitritos y nitratos son conservantes que se agregan al todo jamón curado en su proceso de salazón para controlar el desarrollo microbiano y garantizar la seguridad microbiológica al consumidor. Además, enfatiza el sabor y color de los productos curados.

Los niveles de nitritos en jamones curados están muy regulados por las autoridades europeas: la cantidad máxima de nitritos es de 150ppm, la necesaria para mantener la seguridad microbiológica y los beneficios organolépticos.

Por todo ello puede decirse que el jamón serrano es una de las carnes rojas más saludables que existen, tanto por su origen como por su elaboración que no conlleva cocción, fritura ni ahumado.

Diferencia con otros jamones curados: el jamón serrano español, el más saludable

Tanto el “Jambon de Bayonne’ como el Prosciutto di Parma y el San Daniele tienen un contacto con la sal, fuente original de nitritos, más largo y extendido. En el jamón serrano ese contacto no pase de 15 días, sin embargo en los otros jamones se prolonga hasta 30 días. En el caso del jamón Selva Negra, el proceso de salazón se acompaña con un proceso de ahumado que es un factor que aumenta el problema de las nitrosaminas.

El Jamón serrano y el Informe de la OMS: la carne roja más saludable

El informe publicado en 2015 por la OMS sobre las carnes rojas indica que los elementos a vigilar son el hierro hemo, compuestos químicos como el N-nitroso (nitrosaminas), y los hidrocarburos aromáticos.

Pero no todas la carnes rojas son iguales: por ejemplo la grasa de los animales rumiantes (como el buey o la vaca) es mucho más rica en ácidos grasos saturados que aquella que proviene de los cerdos.

Además, en el caso del jamón serrano existen unos minerales como por ejemplo el zinc, presente en el jamón serrano, que ayudan a contrarrestar el exceso de hierro.

Respecto a las nitrosaminas, éstas se producen sobre todo a altas temperaturas (cocción o frituras de carne); el ahumado aumenta también la presencia de nitrosaminas en la carne. Por todo lo anterior, y debido a su proceso de curación natural, el jamón serrano acumula menos presencia de nitrosaminas que el resto de carnes rojas.